Resistencia sistémica adquirida

Las plantas pueden potencializar la respuesta ante un ataque de fitopatogenos, después de un primer ataque, a este efecto se le conoce como resistencia sistemática adquirida, y esto se logra por la activación de la expresión de genes involucrados en la síntesis de fitoalexinas y otras sustancias que ayudan a la planta a neutralizar la infección generada por los diversos fitopatogenos. Actulamente existen elicitores que son ingredientes activos que inducen esta respuesta en las plantas, como el fosfito.

Se ha identificado que si las plantas sobreviven después de algún ataque de patógenos ya sean un hongo, un virus o bacteria, las plantas pueden protegerse en ataques posteriores, es decir desarrollan la resistencia sistémica adquirida.

El primer patógeno infectante o algún daño causado “inmuniza” a la planta contra futuros ataques del mismo patógeno. Esto significa que el primer patógeno infectante o algún daño, indujo la expresión de respuestas de resistencia contra las futuras infecciones de patógenos, generando así la resistencia sistémica inducida.

Esta capacidad de las células para responder ante ataques de patógenos tiene efecto sistémico en toda la planta. A esta respuesta se le dio el nombre de resistencia sistémica adquirida. En las células más lejanas de las partes no infectadas en la planta, la primera respuesta es la producción de proteínas relacionadas a la patogénesis llamadas proteínas PR, las enzimas Beta-1,3 glucanasas, endohidrolas, quitinasas, inhibidores de enzimas como la taumantina, inhibidores de amilasa y proteinasas.  Los genes involucrados en la respuesta en las infecciones primarias se expresan localmente, en el punto de la infección, y también de manera sistémica, es decir en toda la planta. También existen genes que participan en la respuesta, pero que solo son expresadas localmente y no sistémicamente.

En la actualidad existen diferentes tipos de elicitores que permiten activar la resistencia sistémica inducida en distintos cultivos agrícolas, con el objetivo de mejorar la sanidad vegetal, y así disminuir los daños provocados por los distintos patogenos existentes.

Respuesta a las heridas.

Existen estudios que documentan que existe resistencia inducida para insectos predadores en jitomate, tabaco y arabidopsis. Estos estudios muestran que esta resistencia es provocada por la activación de síntesis de inhibidores de proteínas en la planta, estos inactivan la función digestiva de los insectos. Esta sustancia fue llamada factor de inductor inhibidor de proteinasa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *