Establecer una red de profesionales que fomenten el cooperativismo y el intercambio de información para facilitar la difusión de innovaciones entre los distintos participantes del sector.

Título

Autem vel eum iriure dolor in hendrerit in vulputate velit esse molestie consequat, vel illum dolore eu feugiat nulla facilisis at vero eros et dolore feugait

El cultivo de tomate (Lycopersicum esculentum Mill.)

 

El cultivo de tomate es uno de los más extendidos por el mundo, se cultiva en la mayor parte del mundo y forma parte de la cultura culinaria de un gran número de países.

Es llamado de muchas maneras a lo largo del mundo, algunos nombres comunes son: tomate en España, Francia y parte de México, tomat en Indonesia, jitomate en partes de México y pomodoro en Italia. El nombre científico del tomate es Lycopersicum esculentum Mill.

Pertenece a la familia Solanaceae, a la que también pertenecen frutos como la berenjena y los chiles dulces y picosos, la planta de tomate es originaria de México, y también se ha atribuido su origen a la región Andina, siendo México el país que más extendida tiene su distribución dentro de su territorio.

El cultivo es capaz de adaptarse al clima cálido, subtropical, templado y tropical, diferenciándose el manejo agronómico necesario para el cultivo en las diferentes regiones. En regiones tropicales con altas humedades relativas el ataque de hongos patógenos es más frecuente que en zonas cálidas con humedades relativas adecuadas.

El fruto de la planta de tomate, tarda de 45 a 55 días en desarrollarse después de que la flor es polinizada una vez que sucede la floración. Es una planta de tipo fotosintético C4.

Necesidades climáticas del cultivo del tomate

Respecto al fotoperiodo, la planta de tomate se comporta de manera neutra. Es una planta demandante de radiación solar, la falta de esta provoca planta con pobre desarrollo y baja producción.  El rango de temperatura óptima para el cultivo de tomate esta entre los 15 y 29°C. Cuando las temperaturas son inferiores a 10°C la planta de tomate tiene un desarrollo muy lento, además de afectar los procesos de floración alterándolos negativamente, disminuyendo el rendimiento del cultivo.

 

Necesidades hídricas del cultivo de tomate

Cuando se siembra bajo régimen de lluvia una precipitación de entre 400-600 mm, es suficiente para un sano desarrollo, cuando hablamos de producciones bajo invernadero o con sistema de riego, la distribución de esta cantidad de agua se adaptará a las necesidades de suelo o sustrato y clima de la zona y estado de desarrollo de la planta, asegurando mediante la fertiirrigación la disponibilidad del agua  y nutrientes que la planta necesite para su desarrollo mediante la aplicación de fertilizantes al sistema de riego. En cuanto a humedad relativa el cultivo de tomate tiene su rango optimo entre los 50-70%, humedades por debajo de 40% disminuyen la viabilidad del polen, disminuyendo los rendimientos del cultivo.

Necesidades de suelo para el cultivo de tomate

Se desarrollan bien en una amplia cantidad de suelos y sustratos, siempre y cuando presente buen drenaje, aireación, retención de humedad y todas las características que un buen suelo o sustrato deben tener cuando son utilizados en la producción agrícola. El rango de pH óptimo para el cultivo de tomate esta entre 5-7, cambiando según las características particulares de la región en cuanto a clima y suelo o sustrato. Prefiere conductividades eléctricas (EC) menores a 2.5 dS m-1.

Modalidad de cultivo.

El cultivo de tomate al aire libre está distribuido ampliamente por todo el mundo, al igual que la producción de tomate bajo invernadero, la siembra suele realizarse en el suelo, o en sustrato contenido en macetas. La elección del sistema de producción dependerá de las necesidades de la distintas producciones agrícolas y sus modelos de negocios.

 

admin

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: