Dirección

Zapopan, Jalisco, México

Celular/Whatsapp

332-832-0717 y 331-830-8731

Correo electrónico

contacto@agroproductores.com

Horarios de atención

9:00 hrs - 18:00 hrs.

Insectos benéficos: Aphelinus abdominalis Dalman

Aphelinus abdominalis es un parasitoide presente en Europa y Asia, que actúa como agente de control sobre pulgones, específicamente de Aulacorthum solani, Aphys gossypii y Myzus persicae.

Plaga sobre la que actúa Aphelinus abdominalis

Aphelinus abdominalis actúa sobre distintas especies de pulgones, específicamente sobre de Aulacorthum solani, Aphys gossypii y Myzus persicae.

Morfología

El adulto de A. abdominalis mide aproximadamente 3 a 4 mm y presenta unas antenas largas y patas cortas. La hembra posee un tórax negro y un abdomen amarillo. El macho, por su parte, es un poco más pequeño que la hembra y es de un color más obscuro.

Ciclo biológico de Aphelinus abdominalis

Aphelinus abdominalis pasa por los estados de huevo, larva, pupa y adulto. Su desarrollo depende fundamentalmente de las temperaturas, siendo de 18 a 20 días a 20°C.

Este aphelínido puede parasitar cualquier estadio de pulgón, incluso individuos alados. La hembra de A. abdominalis, que posee una gran capacidad de búsqueda, puede distinguir los áfidos parasitados de los no parasitados, palpándolos con sus antenas. Cuando encuentra un áfido adecuado, lo tienta durante algunos segundos, se da la vuelta, alza las puntas de las alas y le deposita un huevo con su ovipositor. La puesta dura de 20 a 60 segundos, y sólo excepcionalmente pone más de un huevo en el huésped.

La larva de Aphelinus se desarrolla en el áfido hospedero. A una temperatura de 20ºC, siete días después de la parasitación se transforma a pupa y el pulgón se transforma en una momia de color negra. Alrededor de 8 días después, emerge el adulto de la momia.

Los adultos se alimentan de pulgones, incluso de especies que no parasitan. Para ello introducen su ovipositor y succionan el contenido de la víctima. También se alimentan de melaza. Aunque se conocen hiperparásitos de Aphelinus, no ocasionan problemas tan graves como los que actúan sobre A. colemani.

admin

Deja un comentario