Control biológico-Organismos benéficos: Chinches

Se muestra la descripción general del orden Heterópteros conocidos como Chinches, que son organismos utilizados en el control biológico debido a que se alimentan de un gran numero de insectos plaga.

Orden: Heterópteros

Familia Miridae

Entre los enemigos naturales que aparecen de forma espontánea en los cultivos, se encuentran las chinches (Heteroptera), entre las que destaca la familia Miridae, bien conocida por su gran actividad depredadora.

Los míridos se distinguen fácilmente de las otras chinches por tener el “cúneo” claramente separado del resto del hemiélitro, y no presentar ocelos en la cabeza. Además, la membrana de las alas presenta una o dos células en la base y no posee nerviaciones longitudinales; las antenas presentan cuatro artejos, y su inserción es siempre visible dorsalmente; el rostro o pico tiene cuatro segmentos, y en reposo se pliega sobre la cara ventral del cuerpo.

El carácter más utilizado para la separación de las distintas subfamilias es la distinción de las estructuras pretarsales. La determinación de las especies de míridos puede resultar en muchos casos laboriosa, y requerir tanto la medición de diferentes partes del cuerpo, como estudiar las piezas genitales de los machos; la identificación de las hembras
puede generar dudas.

El ciclo biológico de los míridos es heterometábolo y está comprendido por los estados de huevo, ninfa y adulto. El desarrollo ninfal comprende cinco estadios; los esbozos alares, que se desarrollan paulatinamente, son claramente visibles en los dos últimos. Ya desde los primeros estadios las ninfas son muy activas, permaneciendo así hasta momentos antes de comenzar la muda.

Los hábitos alimenticios de las ninfas son semejantes al de los adultos. Los chinches adultos y ninfas buscan activamente su presa, y una vez localizadas insertan en ella su aparato bucal y succionan su contenido. Podemos saber cuando la chinche depredadora se ha alimentado de huevos, larvas o pupas de moscas blancas, porque de todos ellos sólo queda el tegumento, normalmente en su forma original, aunque a veces la presa se crispa hacia dentro.

Tiene un régimen alimenticio bastante polífago, pudiéndose alimentar también de larvas y adultos de trips, ácaros, áfidos o huevos de lepidópteros.

En este sentido cabe destacar también que los míridos y otros muchos heterópteros, presentan la particularidad de poseer un régimen alimenticio mixto; zoófago y fitófago (Kullenberg, 1946; Dolling, 1991). La fitofagia no necesariamente implica un daño económico para el cultivo; aún así, la relación entre la abundancia de este tipo de depredadores con los niveles de daño no es simple, habiéndose observado que este daño en la planta está relacionado con la falta de presa alternativa. Por ello, la determinación del papel de estos insectos zoofitófagos dentro del cultivo no es fácil, y cada especie debe evaluarse por separado en relación a las presas presentes y en un cultivo determinado (Puchkov, 1961; Wheeler, 1976)

Fuente: Organismos para el control biológico en los cultivos de la provincia de Almería. Miguel Navarro Viedma et al. Colección Agricultura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *