Dirección

Zapopan, Jalisco, México

Celular/Whatsapp

332-832-0717 y 331-830-8731

Correo electrónico

contacto@agroproductores.com

Horarios de atención

9:00 hrs - 18:00 hrs.

Principales plagas y enfermedades del agave tequilero (Agave tequilana)

 

México registra una superficie sembrada de más de 139 mil hectáreas sembradas durante el año 2021, y más de 24 mil hectáreas cosechadas ese mismo año, esto según el cierre agrícola 2021 emitido por el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera del gobierno de México (SIAP). En los últimos años la superficie sembrada de agave en México esta creciendo a un ritmo acelerado, esto debido al auge del tequila a nivel mundial.

 

Una mayor población de plantas incrementa la presión de plagas en las diferentes regiones agroecológicas. A continuación, se mencionan algunas de las principales plagas y enfermedades del agave.

Picudo del agave (Scyphophorus acupunctatus)

El picudo del agave (Scyphophorus acupunctatus) es de las principales plagas en el cultivo del agave es sin duda el picudo del agave, esta plaga es una de las que provoca mayor daño económico, este insecto se alimenta de pencas de plantas adultas. Las hembras depositan sus larvas en las pencas, al eclosionar las larvas se alimentan de los tejidos de la planta de agave, el daño puede provocar la perdida de la planta.

El control químico es difícil debido al habito del insecto de realizar túneles en la piña, algunos ingredientes activos usados en el control son azinfos metílico, paratión metílico, forat, izasofos y carbofuran.

De lado derecho se muestra una planta afectada por esta plaga.

Daños de picudo del agave

Clavo o marchitez del agave ( fusarium oxysporum y Fusarium moniliforme)

El clavo o marchitez del agave (Fusarium oxysporum y Fusarium moniliforme) atacan la raíz, al colonizar la raíz de la planta bloquean los conductos vasculares de la planta e impiden el paso de agua y nutrientes, provocando marchitamiento en el agave.

 

Estos patógenos suelen presentarse en condiciones de anegamiento durante el periodo de lluvias, en siembra con hijuelos infectados, además suele presentarse secundariamente después de infestaciones de insectos que se alimenten de las raíces del agave, como diferentes especies de Phyllophaga.

Mancha gris del agave (Cercospora agavicola)

La mancha gris del agave (Cercospora agavicola) ataca las pencas del agave (agave tequilana Weber), lo síntomas se caracterizan por manchas grisáceas que aparecen en las pencas, en zonas cercanas al cogollo.

Las heridas avanzan hasta alcanzar el punto del crecimiento del agave y provocar su muerte. La enfermedad aparece en lugares aislados en manchones de plantas, es muy agresiva, según las condiciones, puede provocar la muerte de la planta en 30 días.

Para controlar esta enfermedad, es necesario que los daños todavía no hayan alcanzado la piña, y se recomienda realizar podas en las hojas dañas y aplicar fungicidas base cobre, solo o en mezcla con antibióticos. De forma preventiva pueden realizarse aplicaciones cada 15-21 días de fungicidas sistémicos (bencimidazoles) y de contacto en al menos 2 ocasiones.

La época más crítica para la mancha gris del agave suele presentarse al término de la época de lluvias y al comienzo de la temporada de temperaturas bajas.

Mancha bacteriana o pudrición blanda del agave (Pectobacterium carotovora)

La mancha bacteriana o pudrición blanda del agave
(Pectobacterium carotovora) afecta las pencas del agave tequilero, es muy
agresiva y puede provocar la muerte del agave, provocando la pudrición de la
planta.

Los síntomas se observan como lesiones acuosas con tejido necrótico
en la parte superior de las pencas, las lesiones comienzan en la espina o cerca
de la espina apical, con el tiempo las lesiones avanzan hacia abajo en la penca,
el daño continúa avanzando hasta llegar a la piña y provoca la pudrición de esta.

 

Esta enfermedad suele ser más agresiva en plantas que están en
predios con abundante maleza, esto debido a que la maleza forma un microclima
que favorece la humedad, favoreciendo el crecimiento de la bacteria.

 

Como medida de control se recomienda realizar poda de pencas
al menos 15 cm por debajo del daño visible y realizar aplicaciones de sulfato
de cobre.

Enfermedad de pudrición blanda en agave