Establecer una red de profesionales que fomenten el cooperativismo y el intercambio de información para facilitar la difusión de innovaciones entre los distintos participantes del sector.

AGROPRODUCTORES

Evaluamos las condiciones agro-ecológicas de tu zona y recomendamos un manejo integrado para los cultivos.

Archivo de categoría Fertilización Edafica

¿Cómo medir la humedad del suelo?

La humedad se refiere a la cantidad de agua que hay en el suelo, este valor es importante para la programación del riego en la producción agrícola.

¿Cómo medir la humedad del suelo?

Hay numerosos métodos para medir la humedad del suelo, unos aplicados en ensayos y evaluaciones científicas y otros que pueden ser utilizados fácilmente por agricultores. Algunos con mayor y otros con menor precisión, pero con la suficiente precisión para resultar útiles.

Porcentaje de humedad respecto al peso del suelo

Consiste en tomar una muestra de suelo, y pesarla, posteriormente secar la muestra de suelo en una estufa y volver a pesar. La diferencia entre el preso real y el peso seco es el contenido de humedad en el suelo.

Tensiómetros

Los tensiómetros son aparatos que miden el potencial de humedad en el suelo, lo que significa que miden la cantidad de agua aprovechable por la planta en el suelo. Es como una raíz artificial que mide la fuerza con la que es retenida el agua en el suelo y el esfuerzo que han de hacer las raíces para absorber el agua en el suelo.

El tensiómetro nos ayuda saber si el agua que aportamos es la indicada y también el momento en el que es conveniente regar.

Temperatura de hoja

Se trata de conocer la temperatura foliar del cultivo mediante el uso de termómetros infrarrojos como indicador de estrés hídrico de la planta. Para hacer este seguimiento hace falta desarrollar los índices de temperaturas para el cultivo in situ.

 

La fertilidad del suelo

La fertilidad de un suelo es la capacidad de mantener en todos los ciclos productivos, con las adecuadas prácticas de cultivo, una producción rentable.

La fertilidad del suelo es una propiedad muy compleja, con múltiples factores que le afectan como, la actividad microbiana, el contenido y proporción de nutrientes, el tamaño de las partículas de suelo que lo compone, la cantidad de materia orgánica, el pH por solo mencionar algunos de los más importantes.

La concentración de nutrientes en el suelo nos permite saber un índice de su fertilidad. A mayor concentración la planta tendrá mayor disponibilidad de nutrientes con menor gasto energético. En suelos pobres en contenido de nutrientes las plantas se ven obligadas a absorber mas agua debido a que la solución del suelo tiene pocos nutrientes disueltas en ella, realizando un mayor gasto energético.

Una manera de conocer la fertilidad del suelo es mediante el análisis físico, químico y biológico del suelo. Así como de la disponibilidad de los nutrientes presentes en el suelo, el valor de pH, capacidad de intercambio cationico, etc.

En un sistema de producción agrícola intensiva la fertilidad natural del suelo va desapareciendo, lo que si se mantiene es la capacidad de un suelo de conservar su fertilidad potencial, si se realiza el manejo agronómico adecuado.

Esto significa que si se mantiene un aporte optimo de fertilizantes, se mantiene el pH en ideales mediante el uso de técnicas correctivas de pH, se agrega periódicamente materia orgánica, el suelo sera fértil y productivo, asegurando la rentabilidad de la producción agrícola.

Aportar nutrientes mediante la aplicación de fertilizantes, sin caer en el uso excesivo, se debe buscar siempre realizar los aportes adecuados basándose en el análisis del suelo y de pasta saturada.

Es conveniente incorporar abonos verdes,composta,  extractos húmicos y fúlvicos, microorganismos benéficos que favorezcan la fertilidad de los suelos y eviten su erosión.

Nutrientes del suelo

Además de servir como sostén para las plantas, el suelo es fuente de nutrientes indispensables para el crecimiento y desarrollo de las plantas.

En suelos con buena fertilidad las raíces encuentran con facilidad los elementos nutritivos presentes en el suelo.

El suelo no es una fuente inagotable de nutrientes para las plantas, en suelos que se produce un único cultivo por varios años, se disminuye la cantidad de nutrientes. Es adecuado cuando se realiza una producción intensiva agregar nutrientes al suelo a través de fertilizantes.

EL agotamiento del suelo provoca una disminución de los rendimientos, deficiencias nutricionales, disminución de la actividad microbiana, perdida de la estructura del suelo.

Para evitar el agotamiento del suelo es recomendable realizar las siguientes practicas

Mantener un buen nivel de materia orgánica agregando abonos verdes, extractos húmicos y fúlvicos y evitando el uso excesivo de fertilizantes.

Aporte fraccionado de fertilizantes según las necesidades del cultivo.

Uso racional de agroquímicos con residualidad para evitar dañar la vida microbiana benéfica del suelo.

De ser posible rotación de cultivos, hacer manejo integrado de plagas y enfermedades incorporando herramientas que permitan disminuir el uso indiscriminado de agroquímicos nocivos para el medio ambiente.

 

La materia orgánica del suelo

La materia orgánica (M.O) en el suelo está compuesta por el conjunto de restos animales y vegetales como lo son el estiércol, microorganismos, abonos verdes, restos de cosechas, madera en descomposición, hojas, etc.

Las lombrices participan en el proceso de descomposición de la materia orgánica

La M.O está en constante transformación, se forma y destruye constantemente. Esta formada por sustancias con alto contenido de carbono (C), también contiene nitrógeno y otros elementos minerales.

Se encuentra en todos los suelos en distintas fases de transformación, la fase primera es la etapa de humus, siendo el humus considerado un factor importante para la fertilidad del suelo.

 

Niveles de materia orgánica en el suelo

La M.O representa aproximadamente de 1% a 6% del peso del suelo. En producciones agrícolas es conveniente que los niveles de materia orgánica en el suelo con textura media no baje de 2.5%. En suelos arenosos el porcentaje de materia orgánica suele ser menor.

La materia orgánica se halla en el suelo en las siguientes formas

Residuos vegetales y animales sin haber sido transformados por la acción de microorganismos.

Materia orgánica en proceso de descomposición

Materia orgánica ya transformada a humus.

Funciones de la materia orgánica en el suelo

Mejora la estructura del suelo, contribuyendo a la formación de agregados, mejorando la capacidad de retención de agua y nutrientes.

Mejora la actividad microbiana benéfica, mejora la disponibilidad de nutrientes incluyendo los que provienen de fertilizantes.

Al degradarse aporta nutrientes y sustancias como efecto psudohormonal que mejora el crecimiento y desarrollo de las plantas.

Tiene un efecto amortiguador del pH y alcalinidad del suelo, e incrementa la capacidad de intercambio catiónico del suelo mejorando su fertilidad.

Por este motivo es importante aportar materia orgánica a los suelos en donde se cultive intensivamente periódicamente, o aportar productos comerciales como extractos húmicos y fúlvicos que cumplen la misma función.

 

Determinación de materia orgánica (M.O) del suelo

El contenido de materia orgánica de un suelo puede obtenerse mediante una análisis de suelo, los valores son expresados en porcentaje de M.O en relación al peso seco del suelo.

 

 

 

 

Capacidad de intercambio catiónico (CIC)

La capacidad de intercambio catiónico (CIC) se refiere a la capacidad de un suelo para  liberar y retener cationes y aniones. La capacidad de intercambio catiónico depende del tipo de humus y de la proporción y tipo de arcilla en el suelo.

Capacidad de intercambio catiónico es un valor que determina que tan fácil o difícil es que el suelo libere algún nutriente para que se utilizado por las plantas

Los nutrientes en el suelo se encuentran en forma de cationes o aniones según su naturaleza, por lo tanto la CIC indica la facilidad que un suelo tiene para intercambiar dichos nutrientes entre la fracción solida y la liquida del suelo.

La materia orgánica en su proceso de descomposición origina los diferentes tipos de sustancias húmicas, y a esto se debe su gran importancia en el CIC de los suelos.

La capacidad de intercambio catiónico involucra el proceso en el que los aniones y cationes son intercambiadas en entre la fase liquida del suelo (solución del suelo) y la parte sólida.

La unidad de la cantidad de cationes intercambiados se expresa en miliequivalentes por cada 100 gramos de suelo. (meq/100 g).

Importancia de la capacidad de intercambio catiónico

La CIC es muy importante debido a que indica la mayor o menor disponibilidad de nutrientes en el suelo. Un mayor CIC indica mejor disponibilidad de los nutrientes en el suelo.

La capacidad de intercambio catiónico (CIC) es distinta según el tipo de suelo, hay suelos con baja CIC considerados suelos poco fértiles, la textura influye en el valor de CIC, suelos con alto contenido de arcilla posee una CIC mas alta.

La CIC puede determinarse a través de un análisis de suelo o un análisis de extracto de pasta saturada.

Las relaciones del intercambio de cationes con el crecimiento de las plantas radica en que a mayor CIC mayor disponibilidad de nutrientes presentes en las rizosferá habrá para las plantas. Esto quiere decir que un CIC alto es caracteristico de suelos fértiles y óptimos para la agricultura.

¿Qué es el CIC en el suelo?

Es una medida que indica que tan disponibles estarán los diversos nutrientes vegetales en el suelo para la planta. Por lo tanto un CIC elevado indicará suelos fértiles donde los nutrientes estarán fácilmente disponibles para las plantas, mientras que CIC bajos nos dirán que en dichos suelos la disponibilidad de los nutrientes será baja y por lo tanto pueden ocasionarse deficiencia de nutrientes en las plantas.

¿Qué son los cationes intercambiables?

Los cationes intercambiables son aquellos elementos o compuestos presentes en el suelo con carga positiva que se disocian o disuelven en el agua y que forman la solución del suelo.

Factores que influyen en la capacidad de intercambio cationico

Muchos son los factores que influyen en la capacidad de intercambio catiónico, algunos de los mas importantes son:

Contenido de materia orgánica

La materia en descomposición se transforman en diferentes componentes cada ves mas simples que tienen influencia sobre la CIC del suelo. Los acidos fúlvicos y húmicos son un ejemplo de este tipo de sustancias e incrementa la CIC de un suelo o sustrato.

Tipo de suelo

El tipo de suelo influye en el CIC, los suelos arenosos tienden a una baja CIC mientras que los arcillosos a un mayor CIC. Los suelos arenosos suelen tener baja CIC, esto provoca un menor contenido de nutrientes, mayor lavado de nutrientes y menos capacidad de retención de agua.

Mantenimiento del suelo

En producciones agrícolas intensivas se debe aportar materia orgánica al suelo continuamente, o bien extractos húmicos que permitan mantener en buenos niveles la CIC. Cuando año tras año se producen cultivos en la misma tierra esta pierde su CIC paulatinamente si no se realizan aportes de materia orgánica y mejoradores de suelo en general ya sea biológicos, minerales y orgánicos.

 

 

 

 

 

La solución del suelo

La solución del suelo es el conjunto formado por el agua que contiene un suelo y los distintos elementos disueltos en ella incluido los nutrientes vegetales. Es en la solución del suelo donde los nutrientes que contiene el suelo y los que son aportados por fertilizantes se disocian en aniones y cationes.

La solución del suelo incluye todos los nutrientes que las plantas necesitan para crecer y desarrollarse.

La solución del suelo y sus componentes

Esta compuesta por todos los elementos minerales (incluidos los nutrientes vegetales) y orgánicos solubles en agua que el suelo contiene.

Sustancias orgánicas disueltas: acídos húmicos, fulvicos, productos microbianos, aminoácidos, peptidos, proteínas,

Sustancias minerales: Hierro, zinc, calcio, nitrogeno, fósforo, potasio, oxigeno, manganeso, magnesio, boro, molibdeno, silicio, aluminio, sodio, todas las sales fertilizantes, silicatos, y componentes minerales del suelo.

Es decir la solución del suelo esta compuesta por agua y por todos los elementos minerales que son necesarios para el crecimiento de las plantas, así como sustancias orgánicas como extractos húmicos, aminoacidos, etc.

Todos los nutrientes para estar disponibles para las plantas deben estar disueltas en la solución del suelo, si no lo están, las plantas no podrán absorberlos a través de sus raíces y se dice que no existe disponibilidad del nutriente.

Por ejemplo, el nitrato de potasio (NO3K) se disocia en un anión de nitrato (NO3) y un catión de potasio (K+).

La solución del suelo es absorbida por las raíces de las plantas y es así como estas obtienen los diversos nutrientes necesarios para su desarrollo.

La solución del suelo contiene los siguientes cationes y aniones:

Cationes

calcio (Ca+2), magnesio (Mg+2), potasio (K+), amonio (NH4+), hidrogeno (H+) sodio (Na+), hierro (Fe+2), etc.

Aniones

fosfato (PO4-3, PO4H, PO4H2) sulfato (SO4) nitrato (NO3), cloruro (Cl), etc.

En una producción agrícola intensiva la solución del suelo está en constante cambio debido a la aplicación de fertilizantes a través del sistema de riego.

Los cationes son retenidos en el complejo arcillo húmico, con un constante cambio, buscando siempre un equilibrio entre la solución del suelo y el complejo de intercambio.

El correcto equilibrio en la solución del suelo depende de la buena fertilización que se realice, tomando en cuanta las características del suelo agua y ambiente.

Todos los nutrientes disponibles para las plantas están disueltos en la solución del suelo, si los nutrientes no están disueltos en esta solución se dice que los nutrientes no están disponibles para las plantas.

La cantidad de nutrientes disueltos en la solución del suelo puede obtenerse a través de un análisis de laboratorio conocido como análisis de extracto saturado.

También puede determinarse con un análisis de la solución obtenida de chupatubo.

 

Función del hierro en las plantas

El hierro en las plantas forma parte estructural de mas de 100 enzimas, estas enzimas participan en procesos como fotosíntesis, respiración, absorción de iones, transferencia de energía y la síntesis de la clorofila.  Debido a que el hierro participa en la biosintesis de la clorofila, la deficiencia de este nutriente disminuye la cantidad de clorofila en la planta, lo que observamos como plantas amarillentas.

Es común observar deficiencias de hierro en suelos o sustrato con abundante contenido del mismo mineral, esto se debe a que el hierro es un elemento muy reactivo, y reacciona con sulfatos, hidróxidos, bicarbonatos, entre otros componentes del suelo.

Cuando el hierro reacciona se vuelve insoluble y por lo tanto no disponible en la solución del suelo para que las plantas puedan absorberlo.

La función del hierro en las plantas es indispensable e insustituible, es uno de los nutrientes esenciales en las plantas, todas las plantas necesitan hierro para su correcto desarrollo y reproducción.

El hierro pertenece al grupo de nutrientes denominados micronutrientes o microelementos, que son indispensables en el ciclo de vida de cualquier planta o cultivo.

Función del hierro en las plantas

El hierro es cofactor de mas de 100 enzimas que catalizan reacciones bioquímicas únicas e indispensables en los procesos como la fotosíntesis, respiración, metabolismo del nitrógeno, y de los sulfatos, juego un papel muy importante en la transferencia de electrones (reacciones de oxido reducción), procesos que forman parte deFunción del hierro (Fe) en las plantas la fotosíntesis.

El hierro tiene la capacidad de ceder y ganar un electrón, lo que se conoce como capacidad redox. Esta cualidad del hierro lo hace participar en un sin números de procesos en las que las reacciones redox son indispensables. Un ejemplo claro, es que el hierro forma parte de algunas enzimas antioxidantes, que participan en la neutralización de radicales libres de oxigeno para evitar daños celulares.

El hierro forma parte de la ferredoxina, que es una proteína que funciona como aceptor de electrones en la cadena de electrones del fotosistema II, parte fundamental para el proceso de fijación de carbono, conocido como fotosíntesis.

Clorosis férrica

El síntoma característico de una deficiencia de hierro en las plantas es una clorosis o amarillamiento intervenal en las hojas, debido a que una de las principales funciones del hierro en las plantas es participar en la síntesis de la clorofila.

El hierro es un elemento poco móvil dentro de las plantas, los síntomas de deficiencia se presentan en las hojas jóvenes. Siendo las hojas jóvenes las que muestren  los síntomas más marcados, como amarillamiento internerval de las hojas.

La clorosis por deficiencia de hierro se caracteriza por ser un amarillamiento entre nervaduras, mientras que las nervaduras son verdes. En comparación con la clorosis por deficiencia de nitrógeno en la que tanto las nervaduras como la sección internerval se tornan amarillas, mostrándose un amarillamiento generalizado de la hoja.

La deficiencias de zinc (Zn) y manganeso (Mn) son parecidas a las provocadas por el hierro (Fe), ya que todas estas se observan como una clorosis en las hojas mas jóvenes. La mas usual en cambio, es la clorosis férrica, debido a que es un elemento muy reactivo en el suelo.

 

Deficiencia de hierro en las plantas

La deficiencia puede provocarse por la ausencia real del hierro en el suelo o en lo solución nutritiva, o por condiciones que limitan la disponibilidad del hierro para la planta. Estos factores pueden ser suelos con elevado pH o bien en soluciones nutritivas con pH por encima de 6.5-7.

Deficiencia de hierro en las plantas

La deficiencia de hierro es común en suelos calcáreos, que suelen tener pH mayores a 7.  El hierro suele reaccionar con otros componentes del suelo o sustrato.

Cuando el hierro es aplicado en forma de sulfato de hierro u oxido de fierro, estos reaccionan con los fosfatos o el mismo oxígeno, precipitando al hierro, esto impide su solubilidad en el agua y por lo tanto es imposible que la planta lo absorba por medio de la raíz.

Síntomas de deficiencia de hierro en las plantas

Las plantas con deficiencia de hierro suelen mostrar amarilamiento o clorosis, este amarillamiento comienza en las hojas más jóvenes de la planta, es decir en los puntos del crecimiento del cultivo, debido a la poca movilidad del hierro en la planta.

Cuando los síntomas se presenten en hojas adultas, significa que la deficiencia es de grado alto, y ya ha causado severas repercusiones en el desarrollo de la planta.

Clorosis férrica por deficiencia de hierro

¿Cómo corregir una deficiencia de hierro en las plantas?

Para realizar una corrección eficiente hace falta considerar el tipo de cultivo, de producción, manejo que se le da al cultivo y otras muchas cosas. También debe tomarse en cuenta que la principal función del hierro en las plantas es participando en la síntesis de clorofila.

Hablando de forma general, suelen realizar aplicaciones foliares o al suelo de fuentes de hierro como sulfatos de hierro, o aplicaciones de quelatos  o complejos de hierro (Fe) que suelen ser mucho más efectivos para la corrección que las sales minerales sin quelatar o complejar.

Cuando se busque aplicar el riego a través del sistema de riego o en aplicaciones al suelo, la opción mas eficiente es mediante el uso quelatos de hierro (Fe).

Mientras, que cuando se busque realizar aplicaciones foliares, los complejos de hierro son efectivos.

Actualmente el mercado ofrece quelatos de hierro, esta fuente de hierro impide su precipitación en el suelo, y facilita la disponibilidad del hierro para las plantas, evitando problemas de deficiencia. La función del hierro en las plantas es vital por lo que se deben evitar las deficiencias de este nutriente.

Uno de los quelatos más utilizados gracias al amplio rango de estabilidad en pH es el denominado agente quelante EDDHA, otros agentes quelantes utilizados son HBED, EDTA, IDHA, etc.

Para suelos calcáreos, con pH por arriba de 7 y con alto contenido de caliza, lo mas recomendable es usar quelatos de alta estabilidad como HBED, EDDHA y EDDHSA.

En suelos sin problemas de alcalinidad se recomienda usar DTPA, EDTA y IDHA.

La incorporación de ácidos humidifico y especialmente fúlvicos que mejoran la disponibilidad del hierro en los suelos.

Toxicidad del hierro (Fe)

Cuando se aplica una cantidad mayor de hierro al que las plantas necesitan, puede presentarse un efecto toxico en la planta debido al exceso de hierro. Los síntomas de la toxicidad por hierro en las plantas suele verse como un bronceado de las hojas, que evolucionan a manchas de color café.

Algunos investigadores reportan que niveles de 300 a 400 ppm o mg por kilogramo de suelo provocan fitotoxicidad por hierro en la planta.

Los niveles normales de hierro en la plantas en un análisis foliar están en un rango de 50-250 ppm. Este es un promedio general, el contenido varia según la etapa de desarrollo de la planta.

 

 

 

 

 

 

 

Peat moss – Sustrato

El peat moss es un sustrato muy utilizado en cultivos en sistemas hidropónicos o en sistemas de fertirrigación. El peat moss proviene de un musgo del genero Spahgnum, conformado por un buen número de especies de musgo. Este musgo crece en bosques fríos y pantanosos, el sustrato es de apariencia esponjosa.

El peat moss se forma por la acumulación de materia orgánica en el suelo que comienza su comienzo de degradación, debido a las temperaturas bajas este proceso es muy lento y da origen a peat moss con una variedad de colores según su grado de descomposición.

Es un sustrato orgánico debido a que provienen de material vegetal, con buena capacidad de aireación, las características particulares dependen de la calidad y origen del peat moss. Tiene buena capacidad para retener agua cuando el peaat moss es de calidad.

Según su color se pueden clasificar de la siguiente manera:

Turbas rubias

Son las que no hace mucho comenzaron el proceso de descomposición, contienen una elevada cantidad de materia orgánica.

Turbas negras

Son las que ya llevan un avanzado proceso de descomposción, su contenido en minerales es mayor y el de materia seca es menor. Por la descomposción que la turba lleva a cabo, su pH es acido, cercano a los 4 pH, por ello se debe regular el pH de la turba a los buscados en el cultivo se que produzca.

Existen clasificaciones por el tamaño de sus partículas

Se pueden clasificar como peat mos finos y peat moss gruesos, esto dependerá de la comercializadora, los finos son usados generalmente para germinación, mientras que los gruesos durante la producción del cultivo, la selección del tipo de peat moss tambien dependerá del tipo de manejo agronómico que se le desee dar.

 

 

 

Analisis de suelo agrícola en México

Los análisis del suelo agrícola permiten conocer las características físicas, químicas y biológicas  del suelo, sobre su fertilidad y ayuda a diseñar el programa de fertilización mas idóneo para la condiciones del suelo y cultivo.

Con esta información evitamos fertilizaciones excedidas , cosa muy habitual hoy en día. La precisión de una análisis de suelo depende de que la toma de la correcta toma de muestras y de su interpretación.

Los análisis de suelo están basados en metodologías especificas, y normalizados con métodos analíticos, que deben ser aplicados en los laboratorios donde se realicen los estudios.

Hoy en día existen diferentes metodologías para analizar las muestras de suelo, cada método utiliza un equipo, instrumental y productos químicos distintos, por lo que el resultado y evaluación de los contenidos del suelo no pueden ser iguales para todos los laboratorios, un análisis de suelo debe hacer referencia al método empleado para calcular el contenido de nutrientes y su interpretación.

Tipos de análisis de suelo

Físico

Mediante este análisis de calculan los porcentajes de arena, limo y arcilla, con estos datos se obtiene la textura del suelo, densidad real, densidad aparente, granulometria, humedad, y porcentaje de saturación de suelo.

Químico

Existen dos tipos de análisis químicos que se hacen por regla general y son:

Análisis de fertilidad. Se determina la fertilidad del suelo con el objetivo de orientarnos en el calculo de la dosificación de fertilizantes, así como detectar problemas nutricionales. Los parámetros que se determinan en este tipo de análisis son:

Materia orgánica

-Nitrógeno total y nítrico

-Carbono orgánico

-Relación carbono/nitrógeno (C/N)

-Fósforo

-Cationes de cambio

-Capacidad de intercambio cationico (CIC)

-Carbonatos totales

-Caliza activa

-Relaciones de complejo de cambio potasio/magnesio (K/Mg) y calcio/magnesio (Ca/Mg)

Análisis de pasta saturada o extracto saturado. Cuando la muestra de suelo llega al laboratorio es secado, molido, pasa por un tamiz menor de 2 mm. Después de esto se le agrega agua hasta obtener una mezcla homogénea, de esta mezcla con textura a pasta, se obtiene un extracto saturado utilizando un filtro a presión.

A partir de extracto saturado se determinan los siguientes parámetros:

pH

Conductividad eléctrica (CE)

-Macronutrientes minerales como sulfatos, nitratos potasio, fósforo, magnesio, calcio

-Micronutrientes minerales como hierro, zinc, boro, molibdeno, manganeso

-Sodio, cloruros, metales pesados

-Porcentaje de saturación

-Relación de absorción de sodio (RAS)

-Porcentaje de intercambio de sodio (PSI)

¿Cómo tomar muestras de suelo?

Cuando se va a realizar un análisis de suelo en un lugar donde aún no se tiene cultivo, se debe de abrir un agujero que permita ver el perfil de suelo.

Cuando el objetivo es producir cultivos hortícolas, nos enfocaremos más en los primeros 40-60 cm.

Si se distinguen varios perfiles en ese fragmento analizar cada uno de los perfiles y si solo existe un perfil de suelo, tomar muestras de los primeros 20-40 cm, y otra a los 0-20 cm eliminando los primeros 5 cm de suelo, sería lo ideal.

 

Para frutales se deberá considerar el tamaño de raíz del arbola para realizar el mismo proceso mencionado anteriormente, pero aumentando el tamaño de perfil del suelo.

Esto dependerá de la actividad radicular del frutal, puesto que hay arboles que tienen la mayoría de pelos absorbentes en los primeros 25 cm del suelo.

Cuando el análisis de suelo se realiza en una producción agrícola ya establecida, el muestreo se realiza en el área de suelo cercana a la raíz, y se toma una muestra del suelo que rodea a la raíz del cultivo.

El número de muestras ideal que deben de tomarse son de al menos 10 sub muestras, por cada media hectárea, 20 sub muestras por hectáreas, si se desea realizar el análisis.

Para diagnosticar alguna deficiencia solo se deben de tomar el número de muestras necesarios para la zona donde se observan los síntomas.

aEl número de sub muestras se combina y se mezclan muy bien y de allí se toma la muestra que será enviada al laboratorio.

El análisis de suelos mejora la rentabilidad de la producción agrícola

México es un país exportador de alimentos, con tratados internacionales de libre comercio con un gran número de países. L

La necesidad de incrementar la competitividad agrícola exigida año con año, para competir contra los precios de otros países productores que gracias a los tratados pueden comercializar con México.

Es necesario que México modernice su agricultura e incluya innovación en sus producciones, si bien existe un gran número de empresas con niveles tecnológicos muy altos en su producción agrícola, existe

un número mayor de empresas que no cuentan con estos desarrollos tecnológicas, que permiten una producción más rentable.

Realizar análisis químico del suelo permite una mejor toma de decisiones en el manejo del cultivo, abriendo la posibilidad de incrementar la rentabilidad del cultivo.

Para interpretar el resultado de análisis de suelo es recomendable consultar a un profesional de la agronomia o en su caso consultar los distintos manuales de interpretación de análisis de suelo existentes hoy en día.

 

 

 

 

 

Micronutrientes en las plantas

Son denominados micronutrientes debido a que las plantas los necesita en bajas cantidades, las necesidades son mucho menores que los macronutrientes como el Nitrógeno (N), Fósforo (P) y Potasio (K). Los mircronutrientes son indispensables en el desarrollo de las plantas, su deficiencia provoca deteriores en el desarrollo fisiologicos de las plantas.

Los micronutrientes en las plantas, son elementos que necesitan para realizar sus funciones vitales. Estas funciones dentro de las plantas no pueden ser realizadas por otro elemento, por lo tanto, la ausencia o deficiencia de algún micronutriente provocaría, según el grado de deficiencia, efectos negativos sobre su desarrollo y crecimiento e incluso la muerte de la planta.

Todo elemento de la tabla periódica que sea necesario para el desarrollo de las plantas es denominado nutriente vegetal, estos nutrientes suelen ser aplicados a los cultivos agrícolas intensivos, en forma de fertilizantes. Aquellos elementos que no son necesarios pero su presencia mejora algún proceso de la planta es conocido como elemento benéfico, como es el caso del silicio (Si).

 

¿Cuáles son los micronutrientes en las plantas?

Los micronutrientes son los siguientes elementos: Hierro (Fe), Manganeso (Mn), Zinc (Zn), Cobre (Cu), Boro (B) y Molibdeno (Mo), todos ellos son indispensable para el correcto funcionamiento del metabolismo de las plantas, participan principalmente como constituyentes o activadores de enzimas que catalizan procesos biológicos imprescindibles para la vida de la planta.

Deficiencia de micronutrientes en las plantas

Debido a que la mayoría de micronutrientes en las plantas participan en reacciones enzimaticas, la deficiencias de los micronutrientes afecta reacciones clave para el desarrollo. El hierro (Fe) participa en la síntesis de la clorofila y si el hierro esta deficiente no se lleva a cabo de manera correcta la fotosíntesis, debido a una incorrecta síntesis de la clorofila. El zinc participa en la síntesis de auxinas, la deficiencia de zinc (Zn) provoca una incorrecta formación de auxinas provocando desequilibrios hormonales en la planta, afectando su desarrollo.

Síntomas de deficiencia por micronutrientes

Las hojas suelen ponerse cloróticas (amarilas), plantas raquiticas, pobre crecimiento, enanismo, polen inviable. Los síntomas mas comunes son la clorosis generalizada de las hojas. Existen varios niveles de deficiencia de micronutrientes en las plantas, cuando los síntomas son visibles, en todos los casos se trata de una deficiencia avanzada y que ya esta provocando daños al desarrollo del cultivo. Por este motivo se debe de realizar planes de fertilización preventivos, para evitar las deficiencias de micronutrientes en el cultivo.

Aplicación de micronutrientes en las plantas

En cultivos a cielo abierto, cuando se cuente con un sistema de fertirrigación, es conveniente realizar la aplicación de micronutrientes de manera que se asegura su presencia y disponibilidad para la planta y que su deficiencia no provoque un deterioro del rendimiento que repercutiría también en la rentabilidad de la producción agrícola.

Para cultivos a cielo abierto que no cuenten con sistema de fertirrigación y cuando se desee prevenir o corregir alguna deficiencia el agricultor cuenta con aplicaciones foliares para llegar a su objetivo.

El aporte de micronutientes en las plantas siempre debe considerar los análisis realizados al suelo que determinan la existencia y disponibilidad de cada micronutriente, algunos nutrientes como el Hierro (Fe) puede estar presente en el suelo pero no disponible para la planta. Las condiciones que provocan esto en el Hierro (Fe) son pH altos o muy bajos y alta cantidad de bicarbonatos en suelos, por lo que este nutriente suele agregarse en forma de quelatos al suelo, para facilitar su disponibilidad para la planta. También existen productos comerciales a base de Hierro(Fe) acomplejado con ingredientes orgánicos para aplicaciones foliares, estos ingredientes activos facilitan la absorción del Fierro (Fe) en la planta.

Micronutrientes

Existen productos en el mercado a base de combinaciones que incluyen todos los micronutrientes en forma de quelatos para aplicación al suelo, cuando las aplicaciones se realizan a partir de este tipo de productos las cantidades aplicadas de manera general expresada en partes por millón por cada litro de agua es la siguiente para cada elemento:

Fe 2; Mn 1; Zn 0,4-0,5; B 0,4-0,5; Cu 0,1-0,2; Mo 0,05.

Los productos comerciales suelen venir acompañadas con la dosificación por hectáreas, que van del  kg por hectárea hasta  5 o inclusive más, la decisión final de la cantidad a aportar siempre debe ajustarse a los resultados de análisis de suelo y foliar cuando se cuenten, así como del tipo de cultivo, etapa fenológica, densidad de plantas y genotipo.